Va haber bronca en el ejido… por la venta de lienzo charro de Las Juntas

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El pasado jueves 28 de noviembre, con cierto apuro llegaron al lienzo charro de Las Juntas, Miguel Arreola García y Antonio Arreola Pérez para “jalar” al presidente de la Asociación de Charros, Alberto Ramos Arreola y llevarlo a una Notaría Pública de Bucerías y firmar la compra-venta de los 10,000 metros cuadrados del predio donde se halla el lienzo.

La transacción comercial se concretó en un momento que un grupo de ejidatarios sostiene un litigio contra el ejido lo que pone en duda la legalidad de la operación. Esos diez ejidatarios se han propuesto inclusive interponer un amparo para echar atrás la venta del corral que se halla en la interconexión del ingreso a Las Juntas y la carretera a Las Palmas, a unos metros de la carretera salida a Nayarit.

Vender el lienzo charro es un viejo anhelo de un grupo de ejidatarios de dicha comunidad. Igual han tratado de desprenderse de la parcela escolar y del campo deportivo ejidal y en todo momento han enfrentado la oposición de los vecinos, deportistas y de un sector de ejidatarios y charros. Estos reclaman la pertenencia de los espacios para goce y disfrute de todos los habitantes de Las Juntas, sin importar si son ejidatarios o charros.

Bien, hasta la última asamblea del ejido, celebrada el domingo 24 de noviembre, muy poco si no es que nada se habló de la venta del corral de toros. Si acaso se negó en la asamblea la existencia de cualquier documento que obligara la venta. Sin embargo, entre unos cuantos directivos de los charros y ejidatarios ya se sabía de un acuerdo inicial con una constructora. Es más, el plan era que el siguiente día, lunes 25, ir todos a firmar la promesa de compra-venta en una notaría de Bucerías.

Existe un dato olvidado en la memoria de los vecinos de dicha comunidad y de algunos ejidatarios y charros. En el transcurso del año 2013, la asamblea del ejido aprobó registrar el lienzo como propiedad del abogado Ludgerio López Amaral, quien alguna vez fue presidente del mismo ejido. De paso, también trasladaron la propiedad legal de las 4 hectáreas de la parcela ejidal a nombre del arquitecto Sergio Meza, hijo de Francisco “Chico” Meza, conocido también como “el chicano”. Para los fines personales a futuro que ya maduraba un grupito de ejidatarios era necesario poner las propiedades a nombre de una persona. Esos “fines” eran explorar la posibilidad de vender dichos predios.

Los amigos ejidatarios y charros nos afirman que el lienzo charro es propiedad en partes iguales de los charros y de los ejidatarios. Quizá por eso, el actual presidente del ejido José Luis Castro García, “el chelis” pidió presentar a una Notaría de la salida norte de Bucerías a directivos del ejido y también de la Asociación de Charros de Las Juntas. No pudimos confirmar el dato pero todo indica que concurrieron a la Notaría Número 29, cuyo titular es Adán Meza Barajas, quien hace poco más de tres décadas fue presidente municipal de Tecuala y alguna vez fungió como secretario general del gobierno de Nayarit. Los empleados de la notaría se extrañaron ver tanta gente y literalmente les ordenaron abandonar el lugar. “¿Y para que tanta gente?” recriminó al notario.

El presidente de la Asociación de Charros, es Alberto “beto” Ramos Arreola y Toño Arreola Pérez, es el tesorero. Son primos-hermanos. Nadie atina a saber por qué Miguel Arreola García se asume como miembro de la mesa directiva charra. En realidad representa los intereses de la familia, particularmente de su hermano Bruno, a quien se le identifica como el inversionista refaccionador de la construcción del lienzo hace ya casi 30 años.

Solo por no dejar pasar el dato, Bruno Arreola, alias “el gato”, fue detenido por delitos relacionados al tráfico de drogas y purga una condena en una cárcel gabacha. Al momento de su arresto aparecía en el cartel de “los más buscados”. Entre sus inversiones, se incluye haber sido en su momento socio y dueño de al menos una unidad de la Sociedad Cooperativa de Autotransporte Costa Vallarta S.C.L., el servicio de transporte en la terminal marítima.

En su momento, a otros ex presidentes ejidales se les atribuyó las intenciones de vender las propiedades arriba señaladas, el lienzo charro, las canchas de futbol y la parcela escolar. En nuestros expedientes personales abundan constancias de varios escritos.

Alfredo Cortés Palomera.

Al maestro jubilado, José Luis “el chelis” Castro García, sorpresivamente le ganó la elección del ejido a Toño Arreola hace tres años y deberá hacer la entrega este próximo miércoles 18 a su sucesor. Todo indica que Alfredo Cortés Palomera será el único candidato y planilla a registrar.

Nos sorprendió en lo personal saber que “el chelis” ha mostrado en los últimos meses un enorme interés en firmar él la compra-venta antes de abandonar el cargo. Presumen que personalmente acercó a un corredor de bienes y raíces, con la sospecha inmediata de llevarse una “comisión”.

Un amigo y vecino de Las Juntas, usualmente bien informado de los sucesos de su comunidad, nos comentó semanas atrás que los ejidatarios y charros estaban en la búsqueda de un comprador con la idea de recuperar parte de la inversión en la construcción, misma que atribuye a Bruno Arreola, el hermano de Miguel y del profesor Paco Arreola. En la gestión de Jorge Mendoza se impulsó desde el ejido la propuesta de vender la cancha ejidal pero la férrea oposición de los futbolistas ha impedido se concrete esa venta.

La Asociación de Charros de plano solo existe en el membrete, de tal forma que no hay charro que se oponga. Sin embargo, hay una mesa directiva y presidente y tesorero son del clan Arreola. “Soy charro…”, nos reviró Toño Arreola el pasado sábado 30 antes de abandonar una fiesta allá por la sierra en las inmediaciones de Aguamilpa.

La “sociedad” del ejido y charros en el lienzo se cerró cuando el ejido cedió el predio de una hectárea a los charros con el acuerdo de levantar ladrillo por ladrillo el corral y graderío. Un grupo de ejidatarios tienen dudas de si en realidad hubo o habrá utilidades para el medio centenar de socios del ejido. A estas alturas, hasta los charros, si es que realmente los hay, se sienten estafados con las acciones prometidas algún día. Asumen que la mayor parte de dichas “acciones” son propiedad de la familia Arreola pues tres de ellos llevaron la batuta en las negociaciones de compra-venta.

En realidad se ignora la “repartición”, asignación, venta y compras de acciones del lienzo charro. Si alguna vez hubo charros que poseyeron, la familia Arreola las “recompró” de modo que a ellos se les reconoce como dueños de los diez mil metros del terreno. Para ello, hubo plena complacencia del ejido y el presidente en turno. Algunos de los pocos ejidatarios están de acuerdo con la venta con tal de recibir un peso.

Hace dos semanas se firmó el documento para darle forma a la operación comercial y a lo sumo hay diez vecinos dispuestos a recurrir a los tribunales para echar abajo la venta del lienzo charro. Alegan ser ilegal su venta por haber un litigio de por medio y preparan un amparo. Todo a unos cuantos días de recibir una primera entrega de la operación que antecede a la demolición del coso para levantar en ese sitio probablemente un centro comercial de mediana envergadura.

Revolcadero

Los vecinos de Las Juntas, unos usuarios del lienzo charro, otros de sus espacios deportivos y de recreación no eran ariscos pero ya lo están. Años atrás el ejido vendió un parquesito infantil con juegos infantiles y columpios que se hallaba a un costado del edificio de la Delegación Municipal, frente a la plaza. Era un espacio equipado que disfrutaban los niños pero el ejido lo vendió de un día a otro. Ahora sigue el lienzo charro. Por ahí está la parcela escolar. Queda pendiente la cancha ejidal. Nos han dicho que de llegar al comisariado Alfredo Cortés Palomera, tiene dos razones para vender la cancha: por ser competencia de su cancha privada y para generarle algunos milloncitos de pesos a las arcas del ejido y en una de esas, embolsarse su respectiva “comisión”, por lo menos un diezmo.*******Algo no anda bien en las relaciones del gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García y su homólogo de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez. El jueves que se firmó el convenio que oficialmente da vida a la Zona Metropolitana Interestatal Puerto Vallarta-Bahía de Banderas, Alfaro propuso adelantar su participación debido a su urgencia para irse al aeropuerto, tomar un vuelo a la ciudad de México luego otro a Europa. Sin embargo, su petición no halló eco en el equipo de Echevarría, quien de momento no estaba en el hotel donde se protocolizó el convenio. Las diferencias se asoman debido a que Alfaro en privado le recrimina al gober cora su cercanía con el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador. Alfaro dedicó unos diez minutos a la hermandad metropolitana de la Bahía y dejó a su jefe de gabinete Hugo Luna Vázquez en su representación. Al final del evento celebrado en Nuevo Vallarta Luna y Echevarría García fueron vistos intercambiando puntos de vista con manotazos en el aire y frente a un grupo de periodistas.****** Éste pasado miércoles 5 trascendió la renuncia del superdelegado en Jalisco, Armando Zazueta Hernández. Su permanencia apenas se prolongó por escasos tres meses y tres semanas. De él y sus pecadillos hablamos en nuestro último escrito. Le dieron su finiquitó por ser miembro del jefe de los superdelegados federales Gabriel García pero también para proteger a éste, quien es el cerebro del uso y desvío de recursos públicos para impulsar a Bertha Luján, aspirante ésta a la dirigencia nacional de Morena.

 

Comments are closed.