Vuelven las disputas por el control del ejido Ixtapa

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El lunes 20 el ejido Ixtapa estará de fiesta por otro aniversario de la dotación de sus tierras. La fiesta será una olla de grillos pues un mes después los 264 serán convocados a una asamblea para votar y renovar su directiva ejidal.

La comunidad agraria de Ixtapa tiene fama de bien organizar sus votaciones y formar dos bloques en números iguales. Sin embargo, esta vez una de las figuras y dos veces presidente, Marco Antonio “el cepillo” Ortiz Fernández, resiente el desmoronamiento de su planilla. Varios integrantes de la planilla renunciaron por diversas razones y anticipa una derrota para el abogado especialista en asuntos agrarios con residencia en Tepic.

El actual presidente de dicho núcleo ejidal es Zeferino Ramírez Colmenares, uno de los hijos de Nacho Ramírez, un agroproductor de alta influencia en la región. Hace tres años le ganó la elección a Miguel Ángel Pimienta Torres con una diferencia de seis votos. Los Ramírez habían sido aliados de siempre de los Pimienta y otros clanes dominantes en aquella comunidad, rechazaron apoyar al “Miguelón” y armaron la planilla para derrocarlos.  Seis votos dan la impresión de ser una elección cerrada y competencia pero no es el caso. En una ocasión, Oscar Pimienta Torres derrotó a Lino Ortiz Muñoz por apenas un voto.

Ixtapa es como hablar de los Ortiz, los Muñoz, los Pimienta, los González, los Becerra, Dávalos, Fernández. Y la familia de Nacho Ramírez. Son las familias que por años han controlado el ejido. Hay uno de linaje que se resiste a la jubilación. Ya fue dos veces presidente del ejido y quiere la tercera. Nos referimos a nuestro amigo “el cepillo”. En Nayarit tiene fama de buen abogado en asuntos agrarios. Por casi dos décadas se desempeñó como responsable del gobierno estatal para esos asuntos. Tiene relaciones al más alto nivel. En sus dos ejercicios al frente del ejido, mucho presumió su parentesco con el ex alcalde y varias veces diputado local y federal, Rafael González Pimienta. Cuando este fungió como titular de la Procuraduría Agraria “el cepillo” fue presidente del comisariado.

Algunas anotaciones permiten entender que ya desde hace varios años, las familias de extirpe entraron en sus escaramuzas de sangre. Lino Ortiz siempre combatió a Ortiz Fernández. Hubo una, dos, tres y más derrotas pero jamás se desanimó y con “el chéfero” pudieron finalmente arrebatarles el control del ejido. Lino y su grupo perdieron ante Héctor Becerra, dos veces ante Oscar Pimienta, dos veces contra “el cepillo”. En diciembre del 2014, se reforzaron con varios elementos que se desprendieron del grupo de Ortiz Fernández y de los Pimienta. Aprovecharon el deterioro de la imagen de quienes ejercieron, en ausencia del “cepillo”, el poder ejidal. En la penúltima gestión, dos personajes despacharon los asuntos del ejido, el contador Santiago “Chago” Flores y Francisco “Angelito” Ávalos. Particularmente del primero el autor escuchó comentarios nada agradables. Hubo comentarios positivos para Alejandro de Dios, el secretario, pero el nativo de El Colorado, uno de los pocos valiosos del grupo, también los abandonó y está dedicado de tiempo completo a sus parcelas.

Hace poco más de dos meses que obtuvimos información relacionada con la integración de las dos planillas. Carlos Álvarez, de mucha fama con el epodo de “Serranito”, encabeza la planilla del actual comisariado. Lino Ortiz está apuntado para la secretaría. “El serranito” tiene experiencia en los asuntos del comisariado. Cuando Nacho Ramírez fue presidente, se desempeñó como tesorero y cuando la gestión de José “el pepo” Ortiz Camba, fue presidente del  Consejo de Vigilancia. Cuando la primera vez presidió el ejido Ortiz Fernández (2004-2006) también fue tesorero. Estos datos son útiles para describir a Carlos Álvarez como un tipo popular entre los ejidatarios. O para ser más preciso, “el serranito” es otro elemento que ha debilitado al grupo de “el cepillo” y en esta próxima elección le disputará los votos.
Entones, pues que ya no hay planilla original de Ortiz Fernández. Esta semana nos hablaron de una planilla parchada. María Elena Gómez González, muy conocida como “la nena”, lo abandonó. Iris Artemisa Beltrán Cruz también ha sido borrada de la planilla. Las dos damas aparecieron hace dos meses en la planilla por razones nada claras sus nombres desaparecieron. Tampoco está Bernardo Plazola, pidió ser quitado de la planilla pero no se saben mayores detalles. Graciela Maeda también se esfumó.

El grupo antes compacto liderado hoy por Ortiz Fernández el mismo al que dió forma Oscar Pimienta cuando compitió para el periodo 2003-2005. Se reeligió. Para periodo 2009-2012 mandaron a Héctor Becerra y retuvieron el poder. En los periodos 2006-2008 y la gestión 2012-2014, Marco Antonio Ortiz Fernández tomó las riendas. Esta última vez, ya dijimos que Chago Flores y Angelito Ávalos manejaron los hilos. Como en su primer periodo, “el cepillo” iba y venía de Tepic y se limitaba a la firma de documentos. En su primer gestión, los de su confianza fueron Arturo Medina y, vaya coincidencia, Carlos “El Serranito” Álvarez.

A un mes estamos en condiciones de dar un pronóstico. Se antoja poco probable para que Ortiz Fernández salga del recinto ejidal con un triunfo de la asamblea. La apuesta doble contra sencillo es: ganará “el serranito” y por una diferencia mayor a los seis votos con los que “el chéfero” le ganó a Miguel Ángel Pimienta.

En la tradicional comida de aniversario del ejido, la del 2014, estaba calientito el ambiente. Esa vez pudimos atestiguar un conato de riña protagonizado por Ortiz Fernández. En un determinado momento, alentados por el consumo de las bebidas frescas entró en una agria discusión con su sobrino, Marco Antonio “el güero” Mora Ortiz. Es también tradición los ejidatarios lleven cada tres años a su  fiesta las campañas. “El güero”, que como dato adicional es hijo de Toño Mora, y todos “los chéferos”, hacían su chamba. Recorrieron todas las mesas. Saludaron a todos los ejidatarios y ejidatarias. Les pidieron su voto.  Les regalaron una flor, una botella de tequila. No le gustó a “el cepillo”. La zacapela ocurrió ya casi al final de la fiesta. Si no va Miguel “el pelón” por su hermano “el cepillo” capaz y se lían a golpes tío y sobrino.

No tenemos pronóstico para este lunes 20 la fiesta termina en una reyerta de ejidatarios y de las familias ixtapenses. Ortiz Fernández está demasiado debilitado. Hay quienes nos dan un pronóstico: “el cepillo” puede inclusive desaparecer de la boleta y declinar competir. No pudimos localizarlo. Está demasiado ocupado en Tepic.

Revolcadero

Nuestro amigo Zeferino Ramírez Colmenares ya tiene listo su informe a dar a los ejidatarios de Ixtapa. En mayo pasado ya sorteó y asignó lotes a cada uno de los 264 socios del ejido. Esos terrenos repartidos se localizan en donde todavía se explota un banco de tierra y piedra. Está por la salida a Mojoneras. No hay dinero en caja. Eso significa que no habrá repartición de cash esta vez. Podemos destacar un logro. “El chéfero” dejará para todos los ejidatarios una empresa productora de postes de cemento. La empresa ejidal ya está por abrir operaciones. La maquinaria, todo el equipo y las herramientas, ya está; funciona en un 80 por ciento y solo hace falta la materia prima, los insumos. En un mes, van a salir los postes bien moldeados, postes de cemento para la demanda de toda la región. Otra cosa. Al dejar la presidencia del ejido, “el chéfero” va a presumir haber logrado renovar por cinco años un acuerdo con la Conafor en donde ésta canaliza apoyos al ejido por hacer suyo programas de reforestación. Hasta el momento, son apenas dos años los que el ejido Ixtapa ha colaborado con la Conafor. El gobierno federal, en reciprocidad aporta recursos a los ejidos comprometidos con la reforestación de los bosques.******** El que ha estados también muy ocupado esta semana es el ex alcalde Javier Bravo Carbajal, el que por ahora despacha como subdelegado del IMSS. Fue anfitrión de los trabajos de las siete subdelegaciones regionales del Seguro Social en Jalisco. Lunes, martes y miércoles fueron de intensas reuniones de trabajo. Una semana antes nos contó que estaría libre la tarde-noche del miércoles para ir a chirotear. Pero no planeó que su hermano “el tigre”, el que por nombre lleva Iván y que despacha en la oficina principal del tercer piso del edificio de la calle Río Grande, la sede del PRI, organizó el “baile revolucionario” celebrado el miércoles 15. Hasta las instalaciones del Salón César, allá por Brisas del Pacífico, se fue la crema y nata y armaron su fiesta. Por las fotos todos vestidos de cuadradito, algunos con botas y sombrero, paliacate al pescuezo, se dejaron tomar la foto. Nosotros no nos quejamos de la organización, de la desinvitación. No somos del gusto de ese tipo de fiestas políticas. Pero sí, recibimos algunos comentarios críticos sobre el evento. Ni la hija de Ribaiba, responsable del área de prensa, propaganda o difusión, como se le llame a esa cartera o secretaría, se salvó. Pero bueno, la Jeanine Arreola, la fugaz vocera del CDM tricolor, prefirió matrimoniarse e irse a Bahía de Banderas.****** “Con Dávalos. Dávalos es pueblo”. Con esa frase nos quedamos del saludo con Pancho Duarte. A media tarde del miércoles lo saludamos cuando reaccionó a un llamado del autor desde la mesa de un café. Francisco Duarte Ramos es aquel legendario comandante de la desaparecida Policía Rural. Efrén Calderón lo invitó a la policía municipal y en su mandato comandó a los gendarmes en El Pitillal. Rodolfo González Macías lo trató con desdén. Fernando González Corona lo apapacho y hasta lo convirtió en panista. Y al “estilo archi” lo jubiló con el salario más alto de un policía. Siguió a la fiebre naranja. Hoy, al cabo de un mandato de Ramón Guerrero, se desencantó del mochilismo y se declara cepillista. “El mochilas que se vaya a Ayutla” nos dijo. ¿“A quién apoyas, Pancho, al mochilas o a Dávalos”? No titubeó: “Dávalos es pueblo”, dijo. Pero tiene una razón de peso. Su hija Gabriela Duarte es la encargada de la delegación de Ixtapa. ****** Recién cumplió dos años al frente de la Unión de Permisionarios, nuestro amigo Sergio López Cruz. Hablamos de “el güero gallo” amigo y vecino de Ixtapa. En su gestión enfrentó varias crisis. Asesinaron a su mentor, José “Pepe” Bernal Romero. Se fundó y fracasó la empresa que sustituiría a los permisionarios. El gobierno del estado efectuó una “redada” a los camiones, y decenas de las unidades reprobaron las verificaciones y fueron sacadas de las calles. Como que fueron dos años de fiesta del “güero gallo” porque si algo abunda por todas las colonias de Puerto Vallarta es la denuncia por la baja calidad y ausencia de los camiones urbanos. Nuestros amigos de Las Juntas nos dijeron esta semana, única ruta, ha habido días que solo dos unidades hacen el recorrido. Eso significa que un camión pasa cada 90 minutos, hora y media. Los usuarios de las rutas de Ixtapa también se quejan del mal servicio. Es común por las mañanas ver a decenas y decenas de personas esperando un camión, de cualquier ruta a lo largo de la carretera Ixtapa- Las Juntas. En horarios pico, las unidades pasan ya atiborradas y no suben pasaje. Ni el “güero” ni nadie de los Permisionarios atienden la queja.

 

Leave A Reply