Despilfarro de recursos en el fracasado festejo de Luis Munguía

0
  • Más que aplausos y felicitaciones, el evento le ha generado una serie de críticas y rechazo al diputado local, por lo que consideran un despilfarro de recursos que bien pudieron destinarse a obras o servicios y no para una fiesta de lucimiento personal y político

Por Luis Castillo

En lo que a todas luces se trata de un despilfarro de recursos públicos, auspiciado desde Casa Jalisco por el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, que involucra a funcionarios y servidores públicos del Gobierno del Estado, se organizó este fin de semana un festejo masivo por el atrasado “cumpleaños” del diputado local, Luis Ernesto Munguía González, que en realidad fue el 3 de enero pasado.

Sin embargo, pese al derroche de recursos que conservadoramente se estima en 2 millones de pesos, el acarreo de personas en camiones del servicio de transporte público, el despliegue de empleados y funcionarios estatales que en horas laborales se dedicaron a invitar y a repartir invitaciones al “Cumpleaños de un Amigo” y la exagerada convocatoria en redes sociales, el festejo no cumplió las expectativas y difícilmente logró reunir más de 5 mil personas.

El mismo diputado Luis Munguía presumió en redes sociales haber convocado 11 mil personas a su festejo, pero en imágenes difundidas tomadas en tierra o áreas por dron, las cifras no concuerdan y las estimaciones varían entre los 3 y 4 mil asistentes, ya que de unas 400 mesas para 10 personas cada una, hubo muchas sillas vacías y una gran cantidad de menores de edad entre los invitados.

Los invitados “especiales”

Además, llama la atención que entre los invitados, destacan personajes como Rafael Yerena Zambrano, dirigente de la Federación de Trabajadores de Jalisco (FTJ) y dueño de la CTM en Puerto Vallarta, quien se dejó ver acompañado de algunos allegados priistas, como Jorge Luis García Delgado, conocido como “Gío”, entre otros.

Rafael Yerenza y Jorge Luis García.

Como paréntesis, se ha manejado con insistencia en algunos medios, sin que el propio Yerena lo niegue, que ha dado línea al PRI Puerto Vallarta para apoyar abiertamente el proyecto político de Luis Munguía rumbo a las elecciones de 2021, según él para impedir el avance de Morena con miras a la alcaldía, por lo que su presencia en este evento y la de muchos priistas, confirma los rumores.

Entre los personajes que también se dejaron ver en el “baile” de Munguía, está el ex priista, ex candidato a alcalde, ex regidor y ex director del Seapal Vallarta, Andrés González Palomera, quien con su presencia confirma su apoyo al proyecto político de Luis Munguía; la publirrelacionista, ex presidenta de la Canaco local y ex candidata a diputada federal por el PVEM, Teresita Marmolejo, quien fue una de las que en redes sociales aseguró que asistieron más de 10 mil invitados.

Empleados de la UNIRSE, Seapal Vallarta, Tec Vallarta y de todas las dependencias estatales, que durante varios días estuvieron invitando y promoviendo el evento, se mostraron muy activos y entusiastas presumiendo “selfies” del festejo que algunos de ellos aseguraron reunió “a todo Vallarta”. Todos ellos, hace dos años eran fieles y entusiastas promotores de los candidatos del PRI.

Un acto político desesperado

Algunos politólogos y analistas consideran que el cacareado festejo de Munguía, no es mas que un acto político más desesperado del diputado por intentar posicionarse en el ánimo de los electores vallartenses para lograr la candidatura del Partido Movimiento Ciudadano (PMC) a la presidencia municipal de Puerto Vallarta en las elecciones del 2021.

Ya en noviembre y diciembre pasado, se dedicó a “promover” su “informe” de actividades legislativas en las colonias del municipio, además de festejos navideños, sin lograr despertar el interés de los ciudadanos en sus aspiraciones.

De hecho, constantemente el diputado Luis Munguía se atribuye como propias o suyas, diversas “gestiones” de obras o acciones que el Gobierno estatal de Enrique Alfaro le pone a modo para su lucimiento político y personal. Caso concreto, la remodelación del Hospital Regional y la rehabilitación de la carretera interestatal 544 a Las Palmas-San-Sebastián y Mascota, entre otras.

Pero se asegura además que estos no son solo actos políticos desesperados de Luis Munguía, sino del propio Gobernador Enrique Alfaro Ramírez y del ex alcalde Ramón Guerrero “El Mochilas”, quienes hacen hasta lo imposible por lograr que el diputado se posicione en el gusto de la gente; es decir, a toda costa buscan imponer a Munguía en las preferencias electorales para luego hacerlo presidente municipal de Puerto Vallarta y así tener a alguien que responda a sus intereses y poder aterrizar los millonarios proyectos que traen entre manos, y que hasta la fecha no han podido concretar en el gobierno de Arturo Dávalos.

Vallarta no olvida

Habría que recordar que durante el gobierno de Ramón Guerrero Martínez “El Mochilas” (2012-2015) se denunciaron una serie de actos de corrupción, que incluso llevaron a la desaparición del regidor Humberto Gómez Arévalo, quien en diversas ocasiones denunció amenazas del propio Mochilas por señalar sus presuntas corruptelas. Hace unos días “Beto” cumplió 5 años desaparecido.

Entre los múltiples actos de corrupción que se atribuyen al Mochilas, está la desincorporación y venta de al menos 18 valiosos predios e inmuebles propiedad del municipio, que le habrían generado millonarios dividendos personales al ex alcalde por esta transacción, de la que -se asegura- se beneficiaron varios ex regidores, entre ellos los de la fracción del PRI y afines al líder cetemista Rafael Yerena Zambrano, quien les habría dado “línea” para aprobar la propuesta, a cambio de recibir supuestamente 5 millones de pesos.

Entre los que aprobaron la propuesta está también el entonces regidor y ahora diputado local Luis Ernesto Munguía González, a quien además se le atribuye haber maniobrado para vender una calle en la zona de la colonia Emiliano Zapata para beneficiar a una compañía inmobiliaria.

El rotundo fracaso del festejo

De vuelta al fracasado festejo del diputado Luis Munguía, cuyo evento lejos de despertar el interés en los ciudadanos, salvo sus entusiastas promotores, en las redes sociales solo ha generado un sin fin de críticas y rechazo por el despilfarro de recursos que bien pudieron haberse destinado a una serie de obras y mejoras en la ciudad o el distrito, no para una fiesta de lucimiento personal.

Sin embargo, lejos de preocuparle los comentarios negativos de su fiesta, Luis Munguía hacer mofa del “éxito” de su evento, que según él reunió a 11 mil personas, lo cual es totalmente falso, y solo viene a confirmar con ello que efectivamente hubo un gasto excesivo para este evento, y se presume que la mayor parte de esos recursos provienen del erario público, y no de “los apoyos” de sus amigos como intenta convencer.

Las cuentas

Es decir, en palabras del propio diputado, si asistieron 11 mil personas a su festejo, para quienes suponemos que hubo comida y bebidas gratis. Si cada persona comió un platillo, digamos que al diputado le costó 50 pesos cada platillo, estamos hablando de 550 mil pesos en la comida.

Ahora bien, Los 11 mil asistentes debieron haber tomado alguna bebida, ya sea cerveza, refresco o agua. Supongamos que de esos 11 mil, solo 8 mil tomaron cerveza, de a 4 cervezas de “cuartito” por persona, estamos hablando de 32 mil cervezas y cada cartón trae 20 cervezas, mínimo el diputado debió haber comprado 1,600 cartones. Pensemos que por el consumo masivo el cartón se lo dejaron en 150 pesos (al público cuesta actualmente 210 pesos), el gasto debió ser al menos de 240 mil pesos. A esto súmele otra cantidad por refrescos y aguas de por lo menos 60 mil pesos, suman ya 300 mil pesos en bebidas.

Se estima que para la fiesta se rentaron por lo menos 400 mesas con sillas para 10 personas, supongamos que por la renta de cada silla se pagaron 10 pesos, por 4 mil, nos da la suma de 40 mil pesos, y suponiendo que por mesa la renta fue de al menos 100 pesos, estamos hablando de otros 40 mil pesos; es decir, en mobiliario se gastó 80 mil pesos, por lo menos, más hielo, vasos y desechables, otros 20 mil pesos. Todo lo anterior hace un monto de un millón de pesos.

Suponiendo que en la contratación de los grupos musicales, mariachi, cantantes y show de payasos, así como el equipo de sonido, regalos, boletos y la renta del local, el diputado debió haber gastado al menos otro millón de pesos.

La pregunta de los 2 MDP: ¿Quien pompó?

Es decir, conservadoramente el diputado Luis Munguía se gasto 2 millones de pesos en su fiesta de cumpleaños.

La pregunta que todo mundo se hace es, de donde salió todo ese dinero para pagar el festejo. Dudamos mucho que haya salido de la bolsa del diputado, que además tiene mala fama de pedir fiado y no pagar.

Tampoco es de creerse el cuento que “los amigos” del diputado aportaron los 2 millones de pesos que supuestamente se gastó.

Tampoco es de dudarse que parte de ese gasto, si no es que todo, vaya a aparecer pulverizado en facturas de todo tipo por “obras” o “servicios”, en algunas dependencias estatales como el Seapal Vallarta, la UNIRSE, DRSE, Tec Vallarta, programas sociales, etcétera, o en el propio Congreso del Estado.

Pero la principal sospecha apunta hacia Casa Jalisco, donde sin temor a dudas el Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, dio el visto bueno y el aval para el festejo político de Luis Munguía, y por consecuencia la autorización para cubrir los gastos de la fiesta de su “candidato”.

 

Comments are closed.