Entre aplausos, porras y mariachi, despiden al “Profesor Jirafales”

0

Por Javier Santos.- Con el ataúd en hombros, constantes vivas, varios  «¡Ta, ta, ta, taaa!» y música de mariachi, fue despedido este sábado don Rubén Aguirre, conocido popularmente como “El Profesor Jirafales”, quien falleció la madrugada del viernes en esta ciudad portuaria.

La misa de cuerpo presente empezó a la una de la tarde en el templo La Divina Providencia del fraccionamiento La Aurora, una de las áreas de clase media-baja en este puerto y concluyó poco después de las dos de la tarde, bajo un sol sofocante antecedido por una lluvia mañanera que hacia sudar a chorros a los presentes por la sensación de humedad.

El actor mexicano había sido velado desde el viernes a las dos de la tarde en la Funeraria Celis de esta ciudad, lugar a donde acudieron mariachis y políticos de todos los niveles. Aquí desfilaron niños con imágenes de “El Profesor Jirafales” y las dejaban sobre el ataúd que nunca fue abierto por familiares.

Tanto en su interior como en el exterior del templo lució llena de gente de todos los estratos sociales, por lo que se implementó un amplio operativo de seguridad  en la zona. María llegó de la colonia Las Mojoneras, lugar de alta marginación en esta ciudad, para darle el último adiós a al “Profesor Jirafales”. “Yo todavía lo veo. Me acuerdo cuando pagaba en Guadalajara para verlo en la tele”, narra esta mujer  que vestía humildemente y calzaba huaraches de plástico.

Padres con sus hijos en brazos, muchos venidos de colonias populares de este puerto en donde el actor vivía desde hace diez años.

Familiares de don Rubén Aguirre, estuvieron su compañera y esposa  Consuelo Reyes, quien en  silla de ruedas se mantuvo al pie del féretro y detrás de ella sus hijos y familiares. A su lado, en primera fila estuvo Edgar Vivar, intérprete de “Ñoño” y el “Señor Barrigas” en el programa de “El Chavo del 8”, quien mantuvo un silencio largo.

En todo momento acaparó la atención de adultos pero fueron niños  los que lo rodearon en el momento en que todos comenzaron a saludarse.  Reía lento, saludaba y abrazaba pero hasta ahí.

Durante la misa ofrecida por el Padre Job y el párroco Jorge Cueto, brindaron palabras de aliento. El Padre Job, quien por un buen rato mantuvo a su lado a un niño vestido de “El Chavo del 8”, dijo que “El Profesor Jirafales” fue un hombre que regaló alegría al mundo “y ese espíritu que nos compartió”.

Se dirigió a sus familiares para decir que “siempre lo llevaremos en el corazón y en la memoria”, palabras que acompañó de la frase más popular del “Profesor Jirafales”… ¡Ta, ta, ta, taaa!.

Verónica Aguirre pidió a los niños no olvidar a su padre. “Mientras ustedes lo vean él no morirá”,  dijo al abrazar a un niño que llevaba una rosa.

Después el joven Rubén Aguirre de  Los Reyes, hijo del actor, agradeció la asistencia de todos los ahí presentes.

“Mi papá siempre quiso que lo recordaran como un buen hombre. Y  creo que sí se lo merece; mi padre fue un hombre bueno”, mencionó al tomar la palabra y agradeció “los tantos mensajes bonitos que le han mandado” . También  pidió aplausos para su padre y madre, quien lo acompañó “en las  buenas y en las malas”.

Al final, el Padre Job pidió a hombres  presentes sacar el ataúd en hombros. “Honor a quien honor merece, a un buen hombre. Sacarlo en ataúd es rendirle tributo a un hombre que fue grande”, dijo.

Y ya cuando el ataúd subía a la carroza para trasladarlo a su cremación surgió entre la multitud nuevas porras y la famosa expresión de “Ta, ta, ta, taaa”, del “Profesor Jirafales”.

Misa Misa-3 Misa-4 Misa-5 Misa-6 Misa-8

Leave A Reply