Ixtapa amanece de nuevo entre balaceras; se habla de dos muertos

0

(RMXNoticias).- “Mataron al tigre”, se corrió el rumor a temprana hora en Ixtapa.

Ya al amanecer los demonios se soltaron en los linderos de la colonia conocida como Centro de Salud y el centro. Hubo más balazos, sitiaron la casa de “el profe” y ahí aparentemente murió un segundo parroquiano.

Los vecinos informaron que la muerte de “el tigre” por la madrugada desencadenó la segunda balacera. Al hermano de “el puma”, otro hijo de “la jícama”, lo cazaron por la calle Niños Héroes, casi frente a la carnicería de Agustín Ibarría. Murió cuatro horas después cuando era atendido en el Hospital Regional.

A la muerte de “el tigre”, de apellidos Montes Villa, de inmediato se hizo sentir la presencia de agentes investigadores y de policías municipales en ese barrio conocido también como “el barrio de Chico Zapata”.

Los agentes de la ley dieron con la casa de una persona conocida como “el profe”, en la calle Altamirano y a media cuadra de la Niños Héroes. Ahí suelen reunirse todos los días personas sin oficio y con fama de adictos. A media mañana volvieron a escucharse balazos. Un amigo detalló al reportero que fue una ráfaga la que escuchó.

Lo que ocurrió después fue un descomunal despliegue de fuerzas militares, soldados y marinos, policías municipales y estatales. Fueron más de una docena de unidades las que se dieron cita y cercaron el barrio. La casa de “Chico Zapata” quedó dentro del área acordonada. Frente a la casa de “el profe” se apostaron más policías. Por la calle Niños Héroes nadie podía circular rumbo al Centro de Salud, dos cuadras arriba.

Sin embargo, la presencia del “gobierno” solo causó intimidación pues ya no hubo acciones. Ayudaron a resguardar el área acordonada en tanto los sabuesos de la Fiscalía Regional de Justicia realizaban su tarea. Poco después del mediodía la mitad de las patrullas abandonaron la zona. Ya al rayar la una de la tarde arribó una unidad tarea de peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses. Los vecinos relataron con seguridad que iban a levantar un cuerpo que estaría dentro de la vivienda de la calle Altamirano.

La muerte de “El tigre” cazado por la madrugada los vecinos lo asocian con la balacera en la casa de “el profe”. Hay versiones de haberlo visto entrar a la casa. Las primeras investigaciones apuntan a ese punto. Cuando los sabuesos rastreaban a los asesinos de “el tigre” siguieron una pista y los llevó a esa vivienda donde suelen reunirse un grupo de jóvenes a consumir drogas.

Es preciso indicar que al momento de redactar la información se desconocía a ciencia cierta el personal de Ciencias Forenses levantó un segundo cuerpo pues a la misma hora hacían su trabajo. (GSO)

 

Comments are closed.