CONTEXTOS… Las voces en contra y el politizado debate sobre la municipalización del Seapal

0

Por Gerardo Sandoval Ortiz.- A poco más de una semana de aprobarse la iniciativa de “municipalizar” el Seapal, las opiniones coinciden en un solo punto: no es el momento oportuno para dar ese paso pues la paraestatal cumple a cabalidad con otorgar el servicio con la mejor calidad y presenta finanzas sanas.

De las oficinas centrales del organismo operador del agua se emitieron al inicio de semana dos boletines de prensa pero no para fijar una postura a la iniciativa surgida de la administración municipal que preside Arturo Dávalos Peña, sino para actualizar el estado en general del Seapal, estándares de calidad en el servicio y la ratificación de certificados y reconocimientos nacionales e internacionales.

Como se anticipó el tema dará mucho que hablar y la aprobación de la iniciativa es apenas la voz de arranque para abrir un intenso, apasionado y politizado debate en la comunidad. Contra la voluntad de quien lo advierta e intenta discernirlo, arrancar el Seapal del control del gobierno del estado obliga fijar dos posturas y en ambas, brotan intereses políticos por todos lados.

Una semana atrás ofrecimos algunos datos históricos del origen, desarrollo, fortalecimiento y consolidación del Seapal. Destacamos que desde los primeros años de la década de los 90 adquirió forma de ser una empresa confiable para proveer de agua de alta calidad. En el boletín BP-SEAPAL-1043 se precisa que “casi el 99% de los vallartenses cuentan con agua apta para consumo humano en sus hogares, además que la cobertura del servicio del drenaje alcanza el 96%;” es “una acción en la que hemos trabajado arduamente con la ayuda del gobernador del estado Jorge Aristóteles Sandoval, alcanzando más de 15 mil beneficiados durante tres años de trabajo” se subraya.

Se responde con cuidado de no propiciar encontronazos con la administración local de origen “naranja” sino con datos que confirman el estado en que se halla la paraestatal. Se procura también destacar la relevancia del apoyo del ejecutivo estatal para mantener al organismo en la posición ganada desde hace cinco lustros.

A finales de la década de los 80 en muchas colonias y fraccionamientos de la ciudad había problemas de desabasto de agua. Los moradores de edificios de departamentos en pleno centro de la ciudad vivían con ciertas carencias y hasta almacenaban agua en cubetas y otros recipientes. El drenaje estaba peor pues su cobertura, como hasta hoy, es menor respecto a la infraestructura de agua entubada.

Hoy en día, “Seapal abastece agua de calidad las 24 horas del día y 365 días del año, gracias a la continuidad de los programas operativos, un trabajo que ha permitido lograr durante 25 años consecutivos, la certificación a la calidad del agua que otorga la Secretaría de Salud y recientemente la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios (…) los eficientes procesos de saneamiento que se ejecutan en las instalaciones de Seapal, han obtenido reconocimientos nacionales e internacionales, mismos que han sido esenciales para la obtención de las certificaciones de playas limpias con que cuenta el destino y para mantener el entorno ecológico de la región”, reafirma el Seapal, en palabras atribuidas a su director general César Abarca Gutiérrez.

César Abarca enfatiza en lo que todos en Puerto Vallarta sabemos: el organismo cuenta con finanzas sanas, “en virtud de la correcta aplicación de los recursos, lo cual le ha permitido garantizar la operación del sistema y mantener dicha calidad de los servicios”, lo que es “poco habitual entre las instituciones del sector en el país”. Presumió también que el Seapal, dato nuevo para nosotros, se halla entre los tres primeros organismos operadores de agua “en el ranking de información pública que incluye a ayuntamientos y dependencias estatales, esto de acuerdo a información  proporcionada por el ITEI”.
Pero bueno, quienes ahorita cobran en el Seapal hacen su trabajo y ofrecen información oportuna respecto al estado que guarda operativamente y en materia de finanzas. A juicio personal, hemos creído que la empresa tiene cimientos sólidos capaz de caminar con contratiempos en momentos de apremio. No ha habido peor “administrador”, o más bien dicho un director general que por torpezas o malas decisiones arruinen las bases que en casi tres décadas se construyeron. Al frente del organismo hay posiciones gerenciales pero las grandes decisiones se discuten, acuerdan y se aprueban en un Consejo de Administración donde se escuchan voces y votan representantes de gobiernos y de diversos sectores de la comunidad. Igual tienen voz y un voto los usuarios que concurren en esa entidad de gobierno cámaras empresariales y los comerciantes organizados.

En cada administración sexenal se escuchan cuestionamientos para el “gerente” en turno. Son ocasionales pero no ajenos a lo cotidiano, determinados escándalos que ponen bajo sospecha la bien administración de los recursos del Seapal. Hasta donde se sabe no ha progresado alguna acusación que imponga como verdad que al frente del Seapal han pasado ladrones consumados. Claro, seguro estamos que ha habido abusos y excesos, malos funcionarios que desde posiciones de mando se han embolsado algunos pesos. Pero el Seapal se construyó con cimientos tan sólidos que soportan todo, y lo más importante  nada ha amenazado con el objetivo único, proveer agua a los vallartenses.

Nosotros difícilmente modificaremos nuestra posición respecto a que alrededor del Seapal, y desde hace años, surgió un interés nada sano por traer a la ciudad su control. Es un interés que puede por igual responder a posiciones políticas pero también económicas. Cualquier político vallartense, diputado o alcalde en turno es capaz de relamarse los bigotes pensando que, con el control de la ciudad, sumaría el control total del Seapal.

Riesgos siempre habrá como sin duda los habrá ahora dar los siguientes pasos y “municipalizar” dicha empresa. Hasta ahora nada ha puesto en predicamento al Seapal. Dávalos y sus colaboradores creen que redituará en mucho ahorro pues habrá mucho más coordinación entre ayuntamiento y Seapal. Si por ahí se ha ido mucho dinero, pues eso y más aguanta la paraestatal.

Se nos antoja para que el Seapal no solo sea el garante que provee agua, instala y repara tuberías del drenaje, sino que en tiempos como los de hoy se ha erigido en un contrapeso entre políticos vallartenses con intenciones insanas y perversas.

Revolcadero

Nos atrajo la atención un boletín del Seapal en el cual se destacan premios y reconocimientos de los últimos tres años “que avalan el prestigio del Seapal Vallarta”. Que en dos ocasiones se hizo acreedor al Premio Nacional de Procesos de Innovación en Servicios de Agua Potable y Saneamiento que otorga el ANEAS de México, Conagua y la Cámara  Nórdica de Comercio. Tales han sido por sus altos indicadores de eficiencia e innovación constante en los procesos aplicados a la dotación de los servicios de agua, drenaje y saneamiento. Cuando citamos uno de esos premios mencionamos que Toño Arreola, flamante miembro de la nueva Junta de Coordinación Operativa Municipal del MC, el partido que gobierna la ciudad, apareció en un video grabado y editado por personal del Seapal. ****** Como que los políticos vallartenses no andan con mucho entusiasmo ni ánimo. Esos políticos que cada tres años se arremolinan a Las Paseadas de las Palmas y recorren dando abrazos y saludos a conocidos y desconocidos se desterraron éste último 26 de julio. Los Gustavo González Villaseñor, los Chavita y Rafita González Reséndiz, los “mochilas” los Andrés, muchos otros, le hicieron fuchi a “Las Paseadas”.  Es más, nos reportaron que ni el diputado federal Luis Munguía se fue a pasear. Uno de los pocos que cumplió, quien sabe si obligado, fue el alcalde, Arturo Dávalos Peña. Allá lo recibió Chico Flores, que de la mano lo guió a la sombra de un árbol y lo sentó en la mesa para el con sabido taco de sal y tortillas. Eso sí, siempre a la vista de Memo Salcedo, Lupita Guerrero y otros naranjas.****** El que vimos triste al caer la tarde, fue a nuestro amigo, Andrés Ponce Peña. Circuló temprano un espacio bajo un pequeño arbusto, acomodó dos o tres mesas y unas tantas sillas, y al lado de su fiel Toño “El burro de Vallarta”, se sentaron a esperar a sus invitados. Qué bueno que se sentaron porque sus invitados nunca llegaron y no se cansaron. Bueno, llegó el médico Octavio y el profe Michel. Pero Beto Ulloa, “El Cachi” y otros amigos de Ixtapa, Chuy Pérez, y otros amigos de Tebelchía le medio alegraron la jornada a Andrés. Alguien le dijo que ese fue el resultado de andar gritando que quiere ser presidente del CDM del PAN. Otro de sus amigos le recordó haberle anticipado que si una semana muchos panistas fueron al asado en Tebelchía, en La Paseada lo iban a dejar solo. Y eso le hicieron a mi amigo Andrés. “No vinieron para no hacerle gordo el caldo” le dijo un compadre. Estaba visto. Al menos dos con aspiraciones de dirigir al PAN estaban entre los invitados al asado en Tebelchía.

 

Leave A Reply

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux