Historias de ladrones que rebasan a la policía y rayan en linchamientos

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Hoy reconstruiremos dos historias. Ilustran el nivel de inseguridad en las calles de Puerto Vallarta y de Bahía de Banderas. Es la corta historia del frustrado “levantón” a un ladronzuelo en Ixtapa y la malograda persecución de dos bandidos que asolan en Mezcales y se especializan en robar autopartes de vehículos y a veces el automotor completo.

Bien, el caso de Ixtapa ocurrió a eso de las cuatro y media de la madrugada del domingo pasado. Los dueños de un negocio ubicado por la carretera a Las Palmas advirtieron los rondines de ciertos sujetos con fama de ladrones. Uno avecindado en Los Tamarindos y el otro en la colonia Getzemaní. Estaban seguros de haber identificado a quienes ya dos veces antes allanaron el negocio. Al anochecer acordaron cazarlos.

La guardia nocturna dio resultado en aquel negocio. A eso de las cuatro de la mañana, uno de los dos guardianes pudo ver la presencia de un desconocido. Ya adentro, se puso manos en acción y sorprendieron al ladrón. Éste intentó huir pero no pudo hallar la salida y se ocultó bajo un automóvil. Con machete en mano lo sacaron y le dieron unos tablazos.  Nunca pensaron en causarle mayor daño, solo darle un escarmiento y exigirle regresar lo robado o de menos les confesara a quién vendió el producto de sus anteriores robos.

Inexpertos en el manejo de ese tipo de situaciones, el correoso ladrón se pudo zafar y huyó por las calles tratando de esconderse de sus persecutores en las calles del fraccionamiento Idipe. Uno lo siguió a pie y el otro en un automóvil. Lo alcanzaron a la altura del mercadito. Trató de enterrarse en unas jardineras y de ahí lo sacaron a fuerzas. Lo jalaron con intenciones de subirlo al auto.

La acción ocurrió a unos metros de una lona de vinil colocada a lo ancho de la calle Dr Atl en donde se puede leer “¡ADVERTENCIA! Los vecinos de esta calle estamos organizados y monitoreando las 24 horas. Por lo que toda persona que sea sorprendida en actos ilícitos será denunciada y consignada ante la autoridad correspondiente. Calle Doctor ATL Col. Idipe Ixtapa, Jalisco.”

El forcejeo en la calle despertó a los vecinos. La luz pública desprendida de la postería municipal era suficiente para ver las facciones de la aparente víctima. No era vecino. Tenía toda la facha de ser un teporocho, de menos drogadicto y bajador. Como no lo golpearon, nadie intento defenderlo.

La lucha de los gladiadores se prolongaría unos diez minutos. No hubo gritos ni violencia. Ya lo tenían dentro del auto pero se les escurrió una vez y lo atraparon unos metros adelante. En zona de estacionamiento lo estrellaron dos veces en la lámina del Toyota Avalon. Lo llevaron a media calle y por varios minutos otra vez parecieron jugar a las vencidas. Uno parecía filmar el momento con su celular. El aparato se inutilizó por una caída en el empedrado y quedó encendido pero inservible.

Contra todos los pronósticos el individuo volvió a escabullírsele a los dos “levantadores”. Corrió varias cuadras y en la Farmacia Guadalajara, cruzó la avenida Independencia y en los laberintos de los callejones de Los Tamarindos se perdió.

Aquella madrugada era imposible identificar a quienes lucharon por someter a la víctima. Éste solo alcanzaba a balbucear dos frases; “¿quien los mandó?” y “ya suéltenme”. Un día después pudimos confirmar nuestras sospechas. Eran esos primos, los dos ladrones que se mueven a lo largo del corredor comercial por la carretera a Las Palmas, a la altura de la tienda Aurrerá hasta la colonia Niños Héroes.

En Mezcales hay otra pareja ladrones que se mueven en una motocicleta Itálica DM200 color naranja o roja y una barrita Led. Su zona de influencia y de fechorías son los carriles laterales del bulevar o avenida Riviera Nayarit. Su estrategia es simple. Cristalean los vehículos y se roban cualquier pieza de valor. Hay registro de algunos robos de vehículos. Les gusta atacar en las inmediaciones de la agencia Nissan y casi siempre las víctimas son los empleados.

Si en la docena de ataques anteriores los robos los sufrieron empleados de los talleres y servicios y hasta un velador, la nueva víctima es un vendedor de autos.

El martes, poco antes de las dos de la tarde, un mecánico salió a probar un vehículo y apenas alcanzó la calle de la agencia pudo observar un desconocido arriba de una moto al lado de un auto Chevy blanco. Se acercó y dentro del Chevy estaba un segundo sujeto esculcando. No hubo dudas. Los pilló en plena acción de robo. Al mecánico los ladrones también lo vieron pero siguieron en lo suyo. Entonces el mecánico se echó de reversa y le gritó a un asesor del área de servicios pidiéndole salir y ayudar porque habían cristaleado el auto de “don chico” el vendedor.

Al momento de salir el primer empleado de la Nissan, los de la moto itálica emprendieron la huida. La persecución inició atrás de la empresa. Los acorralaron en una calle sin salida pero al estar frente a frente, uno de los ladrones se llevó sus manos a la cintura y simuló desfajarse una pistola. Les abrieron el camino y regresaron a la Nissan. Para ese momento ya estaban en la agencia una patrulla de policía. La gente del capitán Dávila, rompió record; apenas se tardaron 3 minutos en responder el llamado.

Entre la paciencia tolerada las prisas escucharon los detalles y características de los ladrones descritos por los empleados: eran dos, motocicleta Itálika DM200 naranja o roja y los dos sin cascos. No concluían la charla y la acompañante de la patrulla exclama un espontáneo “hijos de su puta madre. Son los mismos”.

Ante la reacción, un trabajador de la agencia preguntó si los conocía y entonces la mujer explicó que minutos antes atendían un reporte de tránsito en el fraccionamiento Altavela cuando pasó a un lado de ellos una moto con las características. Las características físicas de los tripulantes también coincidían. “Nos pasó en chinga a un lado de nosotros y le dije a mi paraja que se me hicieron sospechosos”, complementó la mujer policía. El pareja de la uniformada añadió en ese momento que a él también le resultaron sospechosos.

A “don chico” el del área de ventas un día antes, le robaron el emblema de la parrilla de su Chevy. Pudo ser el preventivo para saber si tenía alarma y atacarlo al siguiente día como ocurrió.

Hace dos meses en Bahía de Banderas estrenan jefe de policía. El capitán Sergio Dávila Aguirre tomó las riendas y la mejoría se nota cuentagotas. Cuando el último fin de semana de agosto tomó las riendas de la corporación, la inseguridad se enseñoreaba en el municipio. La peliculesca persecución de los bandidos de la Itálika con la barrita de luz led que se refugiaron en Altavela y la pronta reacción de los policías es una luz positiva.

La historia de Mezcales y el abortado levantamiento del ladrón de Ixtapa, nos confirman que más allá de los intentos por mejorar la seguridad pública, los amantes de lo ajeno aun le llevan ventaja a los policías. Exhiben hasta donde es posible llevar la impotencia del ciudadano estafado en la búsqueda de justicia y sus ansias por recuperar sus pertenencias.

Observamos una última similitud, los ladrones no roban para saciar su miseria cotidiana. Roban para saciar sus vicios, la adicción a drogas, al alcohol. Son ellos el ejemplo de la miseria humana, también víctimas de nuestra sociedad.

Revolcadero

El último sainete público de un moreno sin duda lo protagoniza Paco Ignacio Taibo II. Fue a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara y lució el folclor de su castellano cantinero con sabor bolchevique. “Sea como como sea se las metimos doblada, camarada”. Si trató de presumir haber releído el libro cumbre de John Reed, “Diez días que estremecieron al mundo”, solo insultó y ofendió con su soez lenguaje. Paco Taibo es el propuesto por don Amlo para dirigir el Fondo de Cultura Económica, la editorial más importante del país y de América Latina. Hasta legisladores morenos recibieron mal la desafortunada expresión del intelectual ibérico. Los senadores retiraron por el momento, la llamada “Ley Taibo”, una reforma dedicada a éste personaje, que abriría el candado del requisito de ser “mexicano” por nacimiento para encabezar el FCE. Homofóbico y sexista, Taibo está lejos de ser un intelectual de buenos modales. No tiene respeto por quien está a su lado y está tan mal atornillado que confunde modismos con modales. Domina el castellano porque de allá viene pero su desorientación, soberbia y arrogancia le impide distinguir la cantina con su centro de trabajo. Podrá disculparse pero lo lépero y majadero no se le va a quitar.****** A propósito de libros, el Centro Universitario de la Costa invita a la presentación del libro “Puerto Vallarta, 2018. Temas el centenario”. El evento ha sido programado a celebrarse a las 18:00 horas del próximo martes 4 de diciembre en el salón Rivera del hotel Westin Regina, allá en la exclusiva Marina Vallarta. No informan quien o quienes son los autores de dicho trabajo editorial pero en la invitación añaden que dicho evento “contará con la presencia de autoridades universitarias, autoridades municipales, coordinadores de la publicación y vallartenses”. ***** Vaya, nuestro alcalde Arturo Dávalos Peña también se fue a ilustrar y también ilustrarse a la FIL de Guadalajara. Fue como ponente en el Foro Internacional de Urbanismo, la URBAFIL 2018: Ciudad y Gobierno. Allá habló de los nuevos planes de desarrollo que se han implementado para lograr un desarrollo más ordenado de la ciudad. De su exposición, se informó: “Mencionó que de acuerdo a la tasa de crecimiento poblacional, actualmente Puerto Vallarta tiene alrededor de 289 mil habitantes, y por sus propias características urbanas, es un polo de atracción turístico con un poder de convocatoria que lo posiciona como el segundo destino a nivel nacional y el número uno en Jalisco, lo que por consecuencia obliga a estar desarrollando políticas urbanas que cumplan con las necesidades de los ciudadanos y de los visitantes”.

 

Leave A Reply