La historia y los millones en juego detrás del predio El Tepamal

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

En Las Juntas rebotó una expresión mal recibida atribuida a Diego Franco Jiménez. “Pues yo no se por qué el presidente quiere negociar si hace seis meses ya ganamos el juicio”.

Se nos aclaró que algo parecido dijo el titular de Servicios Públicos pero se refirió al predio El Magisterio, donde funcionó por años el basurero municipal y hoy opera una estación de transferencia de basura.

En Las Juntas se dio por cierto la versión de que Diego Jiménez y un grupo de regidores se habían apersonado al predio San Nicolás, conocido por ellos como El Tepamal. De Ignorante no lo bajaron. Ese predio se tiene en disputa por dos décadas por Rafael Montes Escopa.

Diego Franco les comentó a los regidores que el Ayuntamiento había logrado una sentencia favorable en contra de la empresa Envir Eau y no contra un particular. Envir Eau de México SA de CV es aquella empresa a la que durante la gestión de Gustavo González Villaseñor se le entregó la concesión del servicio de recolección, transporte y destino final de la basura. Hace un año, justo el 31 de octubre de 2017, el pleno del Ayuntamiento aprobó rescindir el famoso contrato firmado por el ex alcalde priista. Según Diego Franco, hace seis meses se finiquitó de manera definitiva dicho litigio.

El recorrido por diversos sitios vinculados a la basura, encendieron las antenas de al menos dos familias en Las Juntas. Nuestro amigo Rafael Montes Escopa inició a principios de 1999 el juicio agrario 225/99. Existió un segundo litigio, este por parte de Goyo Espinosa, el ejidatario “dueño” de las primeras 12 hectáreas destinadas a confinar basura en la misma zona de San Nicolás. Dicho predio se vendió y ya luego, Goyo trató de obtener dinero extra sin conseguir nada.

El expediente 225/99 de Rafa Montes es de una interesante historia. Ahí se acumula en realidad poco más de 22 años. El juicio data de 19 años pero en realidad la disputa por un excedente de cinco hectáreas reclamada por Montes Escopa se fincó desde 1996.

Hace cinco años el Tribunal Unitario de Distrito 13 resolvió en favor del particular y en contra del ayuntamiento. Ahí están en juegos un litigio de varios cientos de millones de pesos. Ya suman por lo menos dos años de negociaciones entre abogados del gobierno municipal y Rafa Montes, sin lograr un acuerdo definitivo para finiquitar la controversia.

Nos es de cierta facilidad reconstruir la historia del Tepamal. En dos décadas no son pocas las veces que hemos escrito del asunto. Los funcionarios municipales se refieren al mismo predio como San Nicolás. El recorrido y los dichos de Diego Franco a los regidores, Saúl López Orozco, Laurel Carrillo, Cecilio López, Carmina Palacios y Juan Solís se escucharon y se mal entendieron por una razón de millones de pesos. Hace cosa de tres semanas se le puso en la mesa de negociaciones al alcalde Arturo Dávalos una contraoferta de 120 millones de pesos. Hace dos años, las negociaciones iban de los 80 hasta los 60 millones de pesos. Nada de esta danza millonaria es inédita. En este espacio hemos publicado algunos datos.

Tomemos el hilo desde el principio. Desde el principio de la década de los 90 el viejo basurero de El Magisterio estaba saturado. Rodolfo González Macías abrió el debate sobre la concesión del servicio a particulares. Organizó expediciones al extranjero y el alcalde interino, Rafael Yerena Zambrano le dio seguimiento a la idea. Se había adquirido el predio de Goyo Espinosa pero al final de esa década ya rebosaba de basura inorgánica. En los predios frente al campo de Golf Vista Vallarta estaba reservado para confinar ramajes y ese tipo de basura inorgánica.

Con Fernando González Corona se dio luz verde al secretario general del Ayuntamiento, David Cuevas García. Fue el primero en entablar negociaciones con Montes Escopa. El trato fue vender 7 de un predio de 12 hectáreas. Fue una auténtica ganga. 230 mil pesos. De ese dinero, el ejido Las Juntas se quedó con 30 mil pesos, el equivalente al 15 por ciento de la operación. Al frente del ejido estaban verdaderos gansos en el negocio de la venta de tierras ejidales y eso quedó demostrado en posteriores momentos claves del litigio.

Efrén Isas Venegas, Ernesto Amadeos Espinosa, Fernando Mendoza Bernal y Antonio Arreola controlaban a su voluntad el ejido Las Juntas. A ellos los antecedió precisamente Rafael Montes, reelecto al menos en una ocasión. Toño Arreola se convirtió en el más influyente de los regidores en el trienio 1998-2000, ya como David Cuevas de alcalde. Esa fue una de las razones de las muchas fracasadas rondas de negociaciones del ejidatario quien en su reclamo por el excedente de sus 5 hectáreas.

David Cuevas y su secretario general, Víctor López Terrazas se burlaron del ejidatario cuando se les imploró pagar el excedente de tierras y resarcir la propiedad. “Hazle como quieras”, le advirtió el finado López terrazas. Y como para desanimarlo, David Cuevas le subrayó que no podría ir en contra del gobierno municipal y que también tenía en contra al ejido Las Juntas y a la Procuraduría Agraria. En ese momento, le ofreció una miseria de pesos por las 5 hectáreas. Abandonó la oficina adelantándoles que ya resolvería el tribunal agrario el diferendo.

En calidad de “asociados” al gobierno municipal, Efrén Isas y Neto Espinosa, presidente y presidente del Consejo de Administración del ejido, firmaron un oficio y lo entregaron a David Cuevas. Ahí se desconocían derechos agrarios y calidad de ejidatario a Montes Escopa. Ellos, Fernando Mendoza y Toño Arreola manipularon una asamblea parara proponer y votar por desconocer su estatus de ejidatario. Ello va en contra de la ley agraria. Ningún ejidatario puede perder sus derechos agrarios en tanto tenga un pedazo de tierra.

Un trabajo de deslinde de polígonos levantado por el Centro Universitario de la Costa sería clave para el reclamo. Ahí se estableció que el predio San Nicolás colindaba con una propiedad de Rafael Montes Escopa. Una vez encaró a Rodolfo Domínguez Valle quien estaba en el sitio en calidad de director de Servicios Públicos. “No, no, tu ya no tienes terreno aquí. Vendiste todo” le dijo invitándolo a desalojar la propiedad.

El síndico en la era de Gustavo González Villaseñor, Miguel Ángel Yerena Ruiz fue optimista y lo alentó a tener paciencia y esperar el veredicto. Durante el proceso se les “volteó” un abogado Raúl Sainez quien como antecedente inmediato había trabajado en la Procuraduría Agraria.

La sentencia se firmó ya en 2013, cuando Ramón Guerrero despachaba en la alcaldía. Se emplazó al gobierno municipal pagar daños y prejuicios en un plazo de cinco días o en su defecto, entregar la excedencia o parcela reclamada. El abogado del ejidatario sostenía que estaban en posición hasta de intervenir la hacienda municipal. En el mismo sentido se había expresado antes Tito Yerena.

A través de Santiago Centeno hubo acercamientos con Ramón Guerrero pero luego abandonaron las pláticas. Al inicio de la primera gestión de Arturo Dávalos se retomaron las negociaciones al cabo de casi dos años no prosperó nada. Al final, las dos partes desconfiaron del “negociador” del parcelero. El tiempo les ganó cuando se dispuso realizar peritajes. A finales de octubre pasado, en la segunda era de Dávalos hubo nuevos contactos. Tanto los abogados del municipio como Rafael Montes se han jurado voluntad total para alcanzar el acuerdo definitivo. Es ese preacuerdo, el de concretar el finiquito, el que Diego Franco puso en riesgo cuando en Las Juntas rebotó la frase de “no se por qué el presidente quiere negociar si hace seis meses ya ganamos el juicio”.

Revolcadero

Cuando consultamos a interesados en las disputas de los predios destinados a depósitos de ramajes y basura nos preguntaron si esos regidores sabían lo que hay atrás de los terrenos de San Nicolás, el de Rafael Montes Escopa y de Goyo Espinosa. Nadie cree que los morenos, Laurel Carrillo, Cecilio López o la del Partido del Trabajo, Carmina Palacios, estén empapados de esas cuestiones. Hemos podido confirmar que el regidor del partido Acción Nacional, Saúl López Orozco anda en las mismas. A su asesor, o asistente, experto en asuntos relacionados a prensa, le notamos ayer muy tortugo. Sí, es nuestro fino amigo Alan Yamil. Como que le hace falta su buena pellizcadita. Póngase al tiro mi amigo que pos ahí supimos que le andan zopiloteando esa quincenita.******Resuelto el proceso de renovación de dirigencia estatal, y nacional, ahora tocará el turno a los priistas. Como se les fue Héctor Pizano Ramos al Movimiento Ciudadano, presidente elegido para el cargo 2017-2021, pues ahora deben elegir al presidente del Comité Directivo Estatal que concluya ese periodo. Los notables de la Comisión Política Permanente del Consejo Político del partido ya se pusieron de acuerdo en solicitar al Comité Ejecutivo Nacional que dicho proceso se haga abierto a toda la militancia. Quieren “un proceso abierto, lo más posible”. Entre esos notables estaba el gobernador Aristóteles Sandoval, Guillermo Cosío Vidaurri, Carlos Rivera Aceves, Ramiro Hernández, Eduardo Almaguer, Alfredo Barba, Francisco Morales, Raúl Juárez Valencia, Bernardo González. De estos, el que no fue gobernador fue de menos dirigente estatal del tricolor.****** Vaya. A tres semanas de las catastróficas inundaciones en todo el norte de Nayarit ya algunos secretarios de estado de Enrique Peña Nieto voltearon como a ver si es cierto la tragedia que allá se vive. La titular de la Sedatu, Rosario Robles Berlanga se dio su recorrido por Tuxpan este miércoles 14. Antes habían ido algunos funcionarios de la Secretaría de Turismo. Pero ninguno llevó dinero, a lo sumo palabras de aliento y más promesas.

 

Leave A Reply