Las mentiras de Luis Munguía y sus aspiraciones con cargo al Seapal

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Luis Munguía.

“Ya está amarrado. Dávalos va conmigo, yo a presidente, y él y Víctor (Bernal) a diputados”, le presumió Luis Munguía a uno de “los peques” Estrada.

El diputado local Luis Ernesto Munguía González ya no se oculta frente a nadie y con descaro presume tener el apoyo del gobernador, Enrique Alfaro Ramírez. Sin embargo, procura esconder a su gran padrino y patrón pues si bien no lo niega, elude presentar ser hechura de Ramón Guerrero Martínez.

En realidad, ni falta hace que Munguía se desnude y revele que tiene en Alfaro y en “el mochilas” los pilares de sus aspiraciones. Desde Guadalajara se ordenó poner nómina y estructura del Seapal para reforzar la imagen del heredero de la Panadería Munguía.

Desbocado como anda Munguía, por él se sabe que su proyecto político, o más bien su imagen personal, se reforzará mediante el uso de la nómina, estructura y recursos del Seapal. A ello obedece la decisión de manejar desde Guadalajara todo lo relacionado al gasto en materia de prensa. El jefe será el reportero Osvaldo Granados pero su trabajo se limitará a placear al director Javier Rojas pero será solo testigo al momento de aprobar el gasto del presupuesto para esas tareas.

La orden ya está dada. A la empresa Euzen Consultores S.C. se le asignará todo el trabajo relacionado con medios. Es la empresa constituida en abril de 2010, parte de un “holding” empresarial ligado a Enrique Alfaro. Parte de ese grupo empresarial es La Covacha, Gabinete de Comunicación, que a su vez se constituyó en febrero de 2011.

Como dato común, Euzen y La Covacha, han sido contratadas por el gobierno municipal en momentos distintos desde 2012, y fue Ramón Guerrero quien les abrió las puertas. La relación del alcalde, Arturo Dávalos Peña con Alfaro se enfrió precisamente cuando se puso fin a las relaciones comerciales con La Covacha. Este último dato pareciera confirmar las sospechas de estar Alfaro atrás de los intereses de estas empresas.

Enrique Alfaro.

Ahora que el ingeniero Javier Rojas despacha en la oficina del director general del Seapal, a quienes ha ido a ofrecer sus servicios les han dicho que todo lo relacionado a prensa se manejará desde Guadalajara. Desde adentro del Seapal se han dado ciertos detalles sobre el tema. Que solamente despacharán en la oficina Osvaldo Granados y que no meterán mano al presupuesto. “La empresa de Alfaro” se encargará de manejar todo, redes sociales, prensa y difusión. Solamente en casos excepcionales se contratarán espacios en medios locales. También estaría la posibilidad de hacer tratos con algunos medios locales. Lo último no está decidido.

El “paquete” del que se hará cargo el “holding” de empresas tapatías ya ha sido precisado. Se difundirá cualquier actividad de la paraestatal pero sobretodo se incluirá abrir espacios a Luis Munguía. También habrá “trato preferencial” para Ramón Guerrero. Al momento no se le ha cubierto pago alguno pero si en su momento se le pagaron poco más de 100 mil pesos mensuales de ese tamaño pudiera ser el pago que se irá a Guadalajara.

Ahora, ni duda tenemos que el grupo de empresas cuya paternidad se le atribuye al gobernador Alfaro tiene capacidad para manejar la prensa del Seapal y de Luis Munguía con cargo a la empresa del estado.

Nosotros sabemos de tres empresas. Además de La Covacha, Gabinete de Comunicación y Euzen Consultores, el “holding” lo completa la empresa Indatcom, S.A. de C.V. una empresa creada y especializada precisamente en manejo de redes sociales y todo lo concerniente a estrategias de internet.

Cuando en su momento citamos a la empresa La Covacha como uno de los proveedores de la administración municipal, en los tiempos de “el mochilas”, citamos el nombre de Rafael Valenzuela Cardona. Sin embargo, arriba de él se sitúan Marcos Montero de Alba y Ramiro Alí Yedet Martínez, quienes aparecen como accionistas de Euzen. Rafael Valenzuela también está al frente de Euzen. Sin embargo, es Ismael Sánchez Anguiano quien tiene el timón de Indatcom. A éste se le considera experto estratega en redes sociales.

Los socios de la Covacha son Juan Manuel y Luis Enrique Andrade Nery, asociados ellos a Asdrúbal Sáenz Alcaraz y Osvaldo Salas Villarreal. El administrador general es Héctor Guevara Ramírez. Son datos extraídos del acta constitutiva que consta en la escritura 20426.

Ramón Guerrero.

Entonces, toda la estrategia del conglomerado de empresas que “administrará” el presupuesto del Seapal en prensa, estará destinado de algún modo a reconstruir la deteriorada imagen de Luis Munguía. A éste se le cuestiona la falta de resultados desde su paso por la diputación federal. Además de ser líder en inasistencias, también se destacó por su ínfima cifra de iniciativas. Hace un año se filtró un video en donde está recostado y vomitado en el asiento de un taxi. No ha hecho nada por destetarse de Ramón Guerrero el que por su lado da la impresión de disfrutar presumiendo la docilidad a él de Munguía.

Al inicio citamos la confesión de Munguía a Alejandro “el peque” Estrada. Ocurrió a mediados de diciembre. Al heredero del emporio de taxis y camiones urbanos -bajo el mando de su hermano César “el pañalito” Estrada- le afirmó que con Dávalos ya había amarrado el acuerdo de apoyarlo en su candidatura a la presidencia municipal. Hicimos las consultas necesarias y hallamos negativas a tal versión. Lo que hubo en diciembre fue la invitación de Munguía a Dávalos a un desayuno en Guadalajara. En tanto que a Munguía se le considera representante de los intereses de Ramón Guerrero y eventualmente de Enrique Alfaro, el grupo de Dávalos se mantiene en la idea de madurar un aspirante propio, que abandere los intereses de los vallartenses.

Al recurrir a la mentira, Munguía aplica las estrategias de “el mochilas”. Cuando el político de Ayutla le disputó a Dávalos la candidatura del Movimiento Ciudadano, su estrategia se basó en la mentira pura. Para ganar adeptos dentro y fuera del MC dejó correr la versión que desde Guadalajara ya se había acordado que él sería el candidato a alcalde. Hubo incautos que le creyeron el cuento.

Desde que fue regidor y desde ahí aspiró a ser candidato a alcalde, Luis Munguía se acostumbró a financiar sus gastos del dinero público. Se dio gusto defraudando a quienes confiaron en su palabra y prueba de ello son sus deudas por renta de casas, ejemplo el caso de una familia en Las Palmas. Hubo rentas de su red de “casas ciudadanas” en donde incumplió con el pago de renta. Son casi 13 mil pesos de renta, de enero, febrero y marzo del año pasado, los que le reclaman ir a pagar a Las Palmas a la dueña del local de la calle Constitución. El monto incluye también deuda de luz y agua.

Total, que al moroso de Munguía le gusta saludar con sombrero ajeno. Ahora en su incipiente arranque de “campaña” también replica las mentiras.

Arturo Dávalos.

El caso de los Alcaraz dibuja el oportunismo de Munguía. Un día Marcelo Alcaraz González, heredero del hotel Rosita, le dijo al diputado: “Te encargo a Augusto”. Marcelo Alcaraz recomendó a Augusto “Tito” Alcaraz Valencia  quien por otra vía y otros niveles se abrió camino en la pretensión de ser director general de la Administración Portuaria Integral, la API. Munguía no hizo nada por impulsar a Tito Alcaraz en algún cargo estatal y cuando se entera que por la vía Morena, Munguía tiene el atrevimiento de escribirle un mensaje al director del hotel Rosita en donde, palabras más palabras menos, le dice: “amigo, te aviso que voy a colocar a Augusto en la API”.

Munguía sigue los pasos de su padrino “el mochilas”. Sus mentiras son cosa de todos los días. Presume y afirma ser ya el candidato y que el propio Arturo Dávalos lo apoya. Igual que en su momento Ramón Guerrero. Se propone meter mano a las cajas del dinero del Seapal y eso le acarreará el repudió de los vallartenses.

En la aventura de convertir a Munguía en candidato a alcalde, “el mochilas” y Alfaro el Seapal ya es un nido de mochilistas. Su desmedida ambición no tiene límites y los acomodos son tan groseros, como el nombramiento del ex periodista Jaime Castillo Copado en la Contraloría. Para los fines, esa posición es clave. Por ahí pasa la revisión y control de los gastos. Para ser más preciso, en la Contraloría está la mano de Ramón Guerrero. Ni modo de rechazar facturas impúdicas. ¿Alguien cree que Jaime Castillo se resista darle para adelante a una factura a orden de “el mochilas”? En esos momentos, no cuenta la opinión de Javier Rojas.

Revolcadero

Susana Rodríguez.

La voracidad de los mochilistas es tanta que ya hasta zopilotean al propio director general del Seapal Francisco Javier Rojas Gómez. Entre los leales a Ramón Guerrero Martínez deslizaron el rumor de que Javier Rojas pudiera ser removido en cualquier momento. Que trae el sello del Grupo Universidad y que no debe ocupar una plaza que le corresponde a los mochilistas. En sus desventuras también tratan de inventar como cierta la mentira de que en Puerto Vallarta el Movimiento Ciudadano nominará a una mujer a la alcaldía en el 2019. Que por cuestión de género. Por eso Martha Susana Guerrero Mejía anda desbocada. Ella y Melissa Madero, las damas más enmochiladas, ya se sienten y se creen presidentitas. ******* Acá por Ixtapa, los usuarios del Seapal siguen descontentos por la mala atención del personal. No sabemos si Susana Ortega todavía despacha al frente de esa oficina pero nos mencionaron el nombre de la guapa dama como la que nunca se halla cuando la necesitan para asuntos de su competencia. Días atrás un usuario tenía la urgencia de pagar y requería entrar al sistema pero Susana Ortega era la única que podía accesar y jamás se pudo localizarla por teléfono. Un trabajador de campo, especializado en corte del servicio confió que la hija del ex dirigente del Sector Popular del PRI, don José Ortega suele desaparecerse de su oficina siempre acompañada de Eulogio. Eulogio es su pareja. Éste presume a sus amigos haber ayudado en el PRI en el área electoral y tiene plaza de notificador en el Seapal. Por cierto, ya por entregar este material, nos informaron que Susana Ortega ya se vistió de naranja y que es la última contratación priista de Luis Munguía. ****** Una más. Que al abogado, Juan Carlos Fortanel González también se le busca acomodo en el Seapal. Es más, en una de esas y ya trabaja en el organismo operador del agua. En Bahía de Banderas se le recuerda por ser propenso a millonarios “biznes” desde la Secretaría general del Ayuntamiento que le confió José Gómez en la pasada administración. En la pasada campaña, Fortanel se hizo cargo de la defensa jurídica del voto en la campaña de Ramón Guerrero. Si antes Gómez Pérez se lo endosó a “el mochilas”, éste ahora se lo endosó a Luis Munguía y que prestará sus servicios de alquimista electoral al proyecto de Munguía.

 

Comments are closed.

WordPress Appliance - Powered by TurnKey Linux