Seapal, botín de “mochilistas” y claro desprecio de Alfaro a Vallarta

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Ramón Guerrero “El Mochilas”.

Se programó para este miércoles 4 el arribo y “destape” del nuevo director del Seapal pero se pospuso por dos días. Pero el relevo ya inició y las riendas de la administración ya las tiene Magdalena Báez Jiménez, aquella subtesorera municipal con Ramón Guerrero Martínez.

En espera del sucesor de Andrés González Palomera está una turba de personajes locales ligados e incondicionales al político de Ayutla motejado como “el mochilas”. Al presidente municipal, Arturo Dávalos Peña no se la ha tomado en cuenta.

El organismo operador del agua potable, drenaje y alcantarillado, el Seapal, entre todas las plazas estatales es la joya de la corona en Puerto Vallarta. Los mochilistas asumen que es una plaza para ellos y hasta entre ellos se abrió la disputa por ocupar chambitas de quinta.

En el anterior escrito ya mencionamos que el ex regidor y ahora presidente del ejido Las Palmas, Oscar Ávalos Bernal anda desesperado tratando de conseguir un certificado de preparatoria y otro de secundaria para acreditar haber ido a la escuela. Quienes lo conocen, sobre todo sus vecinos nos afirman que ni siquiera cursó los seis años de primaria. Aun así, aspira a ocupar alguna gerencia, una jefatura o coordinación. Sin primaria pero se cree capaz de jefaturar alguna cuadrilla de calle.

A Ramón Guerrero la interesa asumir el control del Seapal y desde Guadalajara meter mano al cajón. Con esas intenciones revivió a Magdalena Báez Jiménez y la colocó en la gerencia administrativa. Nos reportan que ha sido celosa en revisar las cuentas que le entrega Gilberto Fernández Cuevas quien ocupa dicha gerencia desde los tiempos de César Abarca Gutiérrez.

Allá a finales de 2012, justo en el transcurso del mes de diciembre, llegó una dama pelirroja y pecosita para ocupar la oficina de Subtesorera Municipal. Hizo mancuerna con Gabriela del Carmen Reyes Hernández, quien a su vez, de ser subtesorera, saltó a la Tesorería. Las damas no hicieron huesos viejos y el 3 de enero, “renunció” Gaby Reyes.

Magdalena Báez corrió con mejor suerte que Gaby Reyes. Se consolidó como la subtesorera y supo hacer equipo con el tesorero, Samuel Pelayo Paz. Los dos juntos se convirtieron en los ojos y manos de Ramón Guerrero en el manejo del dinero. Aquella unión concluyó cuando Arturo Dávalos llegó a la alcaldía.

¿A quién responde esa dama que en los hechos ya asume la gerencia administrativa del Seapal? Bien, quienes la conocen la asocian con Francisco Javier Altamirano González, aquel ingeniero de estrechas confianzas a “el mochilas” que le sirvió de director de Planeación Urbana. Desde esta última oficina se cuajan “buenos” negocios entre funcionarios y constructores en la etapa de trámites y expedición  de permisos y licencias de construcción. Por eso y con instrucciones precisas de Ramón Guerrero a mediados de marzo del 2014, Magdalena Báez dejó la subtesorería para controlar el área administrativa de Planeación Urbana.

En el transcurso del gobierno mochilista, Magdalena Báez supo granjearse la confianza de Ramón Guerrero y hasta el último momento le cumplió a cabalidad. Precisamente con esa garantía, de una confianza y lealtad a toda prueba, “el mochilas” la manda a la gerencia administrativa del Seapal.  Ahora ahí se convertirá en ojos y manos del ex alcalde.

Cuando el lunes vino Jorge Gastón González Alcerreca a participar en la reunión ordinaria del Consejo de Administración del Seapal, en calidad de futuro director de la Comisión Estatal del Agua, el CEAS, se guardó toda información relacionada al relevo en la dirección general de la paraestatal. Nadie atina a saber quién será el sucesor de Andrés González Palomera.

El nombre y presencia de la gerente administrativa, la enmochilada Magdalena Báez ha sido motivo de interpretaciones ocultas. Entre González Alcerreca y la futura administradora del Seapal existe una coincidencia. Al titular del CEAS, Jorge Gastón y a Javier Altamirano los une una vieja y estrecha amistad. No falta quien considera que la carta mochilista para consumar el control total del Seapal es su antiguo director de Planeación Urbana, el ingeniero Altamirano.

Seapal Vallarta.

El centro de la disputa en el Seapal, está primero los salarios. El sueldo a la gerencia de Calificación y Catastro es de 39 mil pesos en números redondos. A la gerencia administrativa se le asignó para este año por concluir, un salario del orden de los 44 mil pesos. No hay una tabla uniforme salarial pues el gerente de operación devenga un sueldo poco arriba de los 56 mil pesos. Jorge Luis García Delgado, Gilberto Fernández y Manuel Acosta Padilla, son los gerentes de dichas áreas. El director general, para este caso Andrés González Palomera tiene un salario de 80 mil pesos.

Es probable que lo “atractivo” en el Seapal estén más allá de los sueldos. Más allá de los sueldos, que no son nada despreciables, están los dividendos políticos. Claro, también se trata de una oportunidad para obtener ingresos “extras”.

En los 18 años que los panistas controlaron al organismo hubo un manejo político discreto. Por la oficina principal pasaron verdaderos técnicos y profesionistas que despolitizaron al Seapal. Cuando los priistas recuperaron el gobierno estatal, en hace seis años, también hubo un regreso en el manejo de la empresa. Hubo abundantes críticas, muchos señalamientos, a César Abarca señalado de usar al Seapal como su plataforma para construir su candidatura a alcalde.

Enrique Alfaro Ramírez.

Desde el primer año de su primera gestión, Arturo Dávalos Peña dio luz verde al abogado Francisco Vallejo Corona y éste se ha empeñado en lograr la municipalización de la paraestatal. El camino legal ha sido tortuoso y tortugo. El gobernador hasta este jueves, Aristóteles Sandoval ha combatido el proceso de Paco Vallejo. Al priista se le unió Enrique Alfaro Ramírez y juntos bloquearon el trámite en la Suprema Corte de Justicia de la nación. Por tratarse de un servicio de competencia municipal, la sentencia de la corte deberá ser en favor de Puerto Vallarta y solo es cuestión de tiempo para el resolutivo.

Entonces, exhibido el interés personal y político de Enrique Alfaro, nada de raro es la abierta injerencia de su personero Ramón Guerrero. Las condiciones están dadas para que Alfaro y Ramón Guerrero tomen el timón y conviertan al Seapal en un instrumento para saciar intereses, políticos y económicos. A ellos dos, a Alfaro y a “el mochilas” no les importa Puerto Vallarta. Se mueven por su insaciable voracidad y si pueden y los vallartenses les permiten, se van a tragar a la ciudad.

Revolcadero

Susana Rodríguez Mejía.

Por cierto, el que demostró prisa es Rosalío Villaseñor Álvarez, otro miembro del Movimiento Ciudadano ligado a Ramón Guerrero, y de los que perdieron la elección de julio pasado. Es el coordinador de la Unidad Regional de Servicios del Estado, la Unirse, una especie de jefe de todos los “delegados” que despachan en las oficinas del gobierno del estado. Lo primero que revisó son los bienes muebles de cada oficina pues “el mochilas” lo instruyó para eso y asume que todos los funcionarios estatales son corruptos y ladrones. Pero quedó claro que eso es solamente el discurso mochilista porque el propio político de Atenguillo dijo que no hay faltante. En otras palabras, que los priistas no se robaron nada. ******Y para muestras de que Enrique Alfaro es un gobernador enmochilado también está el ejemplo de la nueva directora regional de la Secretaría de Turismo, Susana Rodríguez Mejía. La ex regidora, íntima de Alfaro y alineada a Ramón Guerrero y su pandilla, a quien le rinde cuentas políticas, ya también apuró a Ludwig Estrada Virgen para desalojar la oficina de la parte alta del edificio UNIRSE. Que nadie se extraña. De todos los nombres sabidos y pero saber, el requisito de ser mochilistas los identifica. Ya mañana vendrá la tal Melissa Madero, Pancho “el chuletas”, Oscar “el canitas” Ávalos, y demás impresentables mochilistas.****** Vaya, la Dirección de Seguridad Ciudadana y Vialidad lanzó para conocimiento de los vallartenses un compendió de recomendaciones y acciones para su seguridad en esta temporada vacacional. La seguridad se reforzó en zonas comerciales, bancos y colonias de la ciudad. Recomendaciones: si cobra cheque o retira dinero, pida compañía; fíjese si  hay sospechosos al hacer sus operaciones e informe a la policía; guarde el efectivo rápidamente; del banco vaya a un destino fijo; evite platicar con desconocidos; rechace si alguna persona le ofrece compartir una paca de dinero y también rechace si le ofrece un desconocido cambiar dólares o cheque bajo la promesa de compartir el dinero; si en la calle lo aborda una persona que dice tener el billete ganador de lotería y otro sorteo y se lo vende, no lo haga, ya que le pedirán dinero o joyas a cambio de ese billete que es falso. Si va a retirar o depositar una cantidad fuerte, o manda a un empleado, puede solicitar el apoyo de la policía para ser escoltados hasta el banco. La corporación pone a disposición de la ciudadanía el 911 y en la comandancia los números 114-29-78 y 11-44- 471.

 

Leave A Reply