“Héroes entre nosotros” en tiempos de incertidumbre

0
  • Personas comunes con acciones extraordinarias, que se han convertido en un referente y que mantienen el el espíritu en alto en medio de la contingencia sanitaria por el COVID-19.

Redacción.- Estamos viviendo tiempos convulsionados; el COVID-19 nos trae de cabeza, con compras de pánico y estados de ánimo alterados. Diariamente nos agobian el miedo, las noticias, las redes sociales, y pareciera que las cosas no van a mejorar en el corto plazo.

En medio de esta incertidumbre, en la Riviera Nayarit hay personas que se mantienen estoicos, que en lugar de crear pánico o de aprovecharse de la situación mantienen el espíritu en alto y dan una mano solidaria, personas que se preocupan más de los demás que de sí mismo. ¡Son los héroes entre nosotros!

Cuando pensamos en un héroe, creemos que son personas extraordinarias o con súper poderes. Sin embargo, cualquier persona puede ser uno de ellos.

Aquí algunos ejemplos:

Los médicos y enfermeras que trabajan a pesar de que pueden resultar contagiados.

Ante la contingencia mundial por la pandemia del Coronavirus las dependencias e instituciones han unido esfuerzos para promover entre los turistas, visitantes y ciudadanía en general el quedarse en casa; pero no todas las personas pueden cumplir con esta solicitud.

Los profesionales de la salud: médicos, enfermeros, fisioterapeutas y técnicos de laboratorio, tienen que trabajar sin descanso; a veces sin el material necesario o en jornadas maratónicas de 24 horas y dada su posición en primera línea en un centro hospitalario, son más vulnerables al contagio del Covid-19, siendo un ejemplo de dedicación al situar su deber con la sociedad por encima de su salud.

¡Sin duda, son los verdaderos héroes en esta contingencia sanitaria!

Los policías y militares que protegen a la población y recomiendan mantenernos aislados.

Como parte de los esfuerzos y estrategias de prevención ante el COVID-19, la Guardia Nacional ha echado a andar una campaña de concientización, tanto en el Aeropuerto Internacional de Puerto Vallarta-Riviera Nayarit como en las terminales de autobuses y en los centros comerciales. Todos los días están repartiendo botellas de gel antibacterial y volantes informativos, y están dando pláticas y capacitaciones con las medidas preventivas para evitar la propagación de este virus. También se redoblaron los esfuerzos de vigilancia y patrullaje móvil en centros comerciales, áreas céntricas, joyerías y en la zona hotelera —debido al cierre y el paro de operaciones—, con el de fin evitar saqueos, vandalismo y actos de rapiña.

Si por tu casa ves a militares o policías resguardando tu zona y tienes botellas de agua (selladas), refrescos, galletas o fruta, no dudes en invitarles. Ellos están fuera de sus hogares y han dejado a sus familias para cuidarnos durante este estado de emergencia.

Los grupos comunitarios

Estas agrupaciones realizan acciones altruistas durante todo el año y en esta contingencia sanitaria no podían ser la excepción, por lo que ya se han organizado para apoyar a los más vulnerables. Es el caso de la comunidad de San Pancho, que en la página “San Pancho Nayarit Comunidad Participativa” acaba de lanzar una iniciativa para ayudar a los adultos mayores.

“A toda la comunidad que usa esta página: se solicita su apoyo para identificar alrededor de sus casas a adultos mayores y personas solas en un estado de vulnerabilidad ante esta situación (COVID-19), para hacerles llegar éste mensaje. Si pueden ayudarles a poner un trapo rojo afuera de sus viviendas, será de mucha ayuda, pues se hará rondín diario para apoyarles en lo que podamos. Gracias por su colaboración”.

Otros grupos están haciendo lo propio, como la Fundación Punta de Mita, que está actuando en apoyo de las comunidades de Higuera Blanca y Punta de Mita durante la contingencia. Aunque el Centro Comunitario del Mar permanecerá cerrado desde el 23 de marzo hasta el 20 de abril, las actividades no se detienen. Entre sus acciones a corto, mediano y largo plazo destacan: Apoyo emocional y psicológico para cualquier familia que lo requiera; actividades diarias divertidas para mantenerse ocupado en casa a través de Whatsapp; Asesoramiento personal a niños y adolescentes en este momento incierto; Apoyo a líderes de la comunidad para campañas de salud; Proyectos y actividades que reactiven la vida económica y social local, entre otros.

La persona que está regalando comida a los que menos tienen, o los que se han quedo sin empleo. 

En tiempos de crisis la verdadera esencia de los mexicanos sale a relucir. Somos solidarios, nos echamos la mano unos a otros, y la creatividad sale a flote. En este tenor las redes sociales han jugado un papel importante: A través de Facebook, Twitter e incluso en Instagram (que se caracteriza por su culto al ego) las personas se comunican y ofrecen su ayuda a los que menos tienen.

Así, vemos anuncios como estos: “Atención,  vecino de Vallarta, Bahía de Banderas y a quien lea esta publicación. Reiteramos nuestro servicio: Si tu situación económica ahorita no anda bien, vénganse a desayunar y a comer de lunes a viernes NO HAY COSTO (…) Sabemos que algunos estarán retirados de Las Juntas, que es donde nos encontramos, pero si ven la posibilidad aquí los esperamos. Nuestro deseo es multiplicarnos en más comunidades para poder llegar a más familias necesitadas.

Otros, aunque no pueden aportar comida, ofrecen sus servicios: “Hola, soy cocinero, no estoy trabajando por ahora pero puedo colaborar para preparar comida. Con gusto apoyaría”.

Cuando todo esto pase, seguramente los recordaremos como los héroes que son.

Los negocios que siguen abiertos para dar servicios a la población. Algo bueno está dejando esta crisis por el COVID-19 y es que a pesar de que muchos negocios han tenido que cerrar, y los restaurantes debieron restringir su servicio, estos se han organizado y las ventas a través de las redes sociales han incrementado. Los supermercados y algunas tiendas de conveniencia que continúan abiertas ofrecen servicio a domicilio y en el caso de los restaurantes han tenido que “reinventarse”, algunos con un menú especial, vendiendo por kilo y solo “para llevar”. Las fruterías, panaderías, carnicerías,  taquerías, etc., están en la misma dirección, haciendo la vida más fácil a las familias que deben quedarse en casa.

Los extranjeros que deciden quedarse aquí a enfrentar la pandemia en lugar de regresar a su país.

Cada año llegan a la Riviera Nayarit los llamados snowbirds o “Pájaros de la nieve”, turistas norteamericanos que desde hace décadas mantienen un gran “romance” con México, que emigran desde Estados Unidos y Canadá en busca de lugares más cálidos para guarecerse del frío invierno. Estos turistas incluso han hecho de la Riviera Nayarit su segunda casa.

Pues bien, aunque la gran mayoría ha regresado a sus países de origen, un grupo numeroso ha decidido quedarse y pasar la contingencia en México, principalmente en las comunidades de Bucerías, San Pancho y Rincón de Guayabitos. A través de las redes sociales se mantienen en contacto con sus familias en Canadá e incluso se han unido a los grupos comunitarios apoyando sus iniciativas y luchando hombro con hombro con sus amigos mexicanos. ¡Bien por ellos!

Comments are closed.